Si no hay fotos en tu web o redes sociales o si no son las adecuadas los resultados nunca llegarán.

Una imagen vende más que mil palabras

La primera impresión es muy importante, enseña a tu cliente cómo va a poder disfrutar de tu producto, despierta su deseo para acelerar la toma de la decisión a través de imágenes cuidadas y que inspiren experiencias. Sólo se vende lo que se ve.

¿Qué tipos de fotografía puede necesitar mi empresa?

Fotografía de producto con fondo blanco (E-commerce)

Tu tienda online es tu escaparate virtual, es fundamental que las fotografías de producto sean de calidad para obtener ventas. Una buena foto de producto repercute directamente en la decisión de compra y ayuda a disminuir el porcentaje de devoluciones.

Fotografía con atrezzo-bodegones

Recrear un ambiente alrededor del producto o servicio es importante para inspirar al usuario, ayudarle con la decisión de compra y facilitarle las distintas opciones de compra dentro de una misma foto. No es lo mismo mostrar una prenda suelta que un look completo que te evoque esas vacaciones en la playa que te esperan.

Fotografía adaptada para redes sociales

El estilo visual en las redes sociales es elemental para tu marca. ¿A cuánta gente sigues en Instagram simplemente porque te gusta el estilo de sus fotos? La idea es que tu cliente solo con ver la foto sepa que es de tu marca, es importante crear un sello propio de tu identidad visual, que tus fotografías sigan unos parámetros concretos como el encuadre o la edición.

Fotografía de eventos

Tan importante es acudir o realizar un evento como retransmitirlo luego a tus clientes. Las fotografías de tus eventos tienen que reflejar el ambiente y teletransportar al usuario hasta el mismo lugar, como si lo hubiese vivido el en directo. Este tipo de imágenes darán contenido a tu blog y humanizan más tus redes sociales, haciendo al usuario vivir tu marca desde primera fila.